El Propósito De La Vida: Cómo Fui Encontrando El Camino

el propósito de la vida

Venir a este mundo no fue solicitado por nadie, hasta donde sabemos. Es un evento que no tiene una explicación clara, nos deja perplejos, confundidos y con muchas preguntas cómo ¿cuál es el propósito de la vida? El hecho real es que estamos aquí sin un mapa ni una guía de usuario.

Es como si de pronto despertases cuando suena la puerta del bus al abrirse y alguien te dice: “aquí bajas” y te dejan en medio de una carretera. Frunces el ceño, no sabes que pasa, miras a un lado, miras al otro, no recuerdas nada anterior a ese momento, no sabes que haces ahí, no sabes a donde ir y básicamente no entiendes nada. Entonces sólo te pones a caminar. Ves a otras personas que caminan hacia un sentido de la pista y por instinto empiezas a caminar en la misma dirección, seguro ellos saben a dónde van. Y así empieza tu aventura en el planeta tierra…

Cómo Vivimos Las Personas

Vivimos siguiendo a otras personas, seguimos el camino que nos ha heredado la civilización, a menos que quieras irte a vivir a una cueva en medio de la nada y te alimentes de lo que puedas pescar.

Dependiendo de dónde nos dejó el bus (dónde nacimos) seguimos tradiciones, costumbres, normas, leyes, etc. Esto no necesariamente es malo, lo malo puedo ser vivir en modo automático sin cuestionar nada de lo que haces.

En cada uno de los pasos que damos, hay una historia detrás. Cómo conseguimos nuestro primer trabajo o nuestro primer amor. Cómo nos cambió la vida nuestro primer hijo. Esas historias forman nuestra vida y son parte de la magia de estar aquí. La oportunidad de venir al mundo es haberse ganado la lotería del universo.

¿Qué Camino Seguir?

Sin embargo, a veces parece que el camino está muy marcado, que no hay muchas alternativas diferentes. A veces se siente que hay un tránsito bastante directo y sin escalas de la cuna a la tumba: nacer-crecer-reproducirse-morir.

encontrando el camino

Al menos a mí, esta vida ya “determinada” es algo que siempre me inquietó. En el fondo de mi cabeza oía muy calladitas muchas preguntas: ¿esto es todo? ¿así tengo que vivir mi vida? ¿no hay opción? ¿tengo que hacer lo que todos los demás hacen? ¿qué pasa si no lo hago? ¿estaré mal? ¿me fallará algo? Y si no tengo un trabajo como todos ¿cómo me ganaría la vida? ¿qué va a ser de mi futuro? ¿y si no tengo hijos? ¿y si no me caso? De nuevo sonando en mi cabeza ¿estaré mal?…

Estás preguntas y otras más seguían y seguían moviéndose en círculos, dándome vueltas, cocinándose por mucho tiempo. Al final, siempre terminaba mandándolas al sótano porque una persona normal tiene que hacer lo que todos hacen, seguir el camino que todos siguen, el camino marcado desde siempre, el camino correcto.

El Propósito De La Vida

¿Es esto verdad?¿es el propósito de la vida hacer lo que todo el resto hace? ¿quién nos da la respuesta? ¿la religión, los libros, las personas, Google, la vida misma? ¿quién?

Creo que muchas cosas vienen a asistirnos para encontrar las respuestas que necesitamos, pero en última instancia tú mismo tienes que buscar tus respuestas. Yo las busqué consciente o inconscientemente de muchas formas: en grupos religiosos, en relaciones, leyendo, intentando vivir en otro país y también equivocándome. Ciertamente, las cosas que me tocaron vivir me dieron más respuestas y lecciones que muchas otras.

A pesar de lo que cuento, durante años no encontré respuestas claras, creo que vivía muy influenciado por el que dirán, como todos. Es difícil escuchar tu propia voz cuando hay tantas opiniones. También el miedo influye. Por otra parte, hay muchos expertos de la vida que son capaces de desarmar cualquier proyecto que tengas, pero si les preguntas ¿cuántos han puesto en práctica ellos mismos? la respuesta es casi ninguno o cero. Por lo tanto, aunque es sabio escuchar los consejos de los demás, fundamentalmente tienes que escucharte y creer en ti.

Finalmente, la respuesta que yo encontré es que el propósito de la vida no necesariamente es hacer lo que hacen otros, no hay un único camino correcto. Tu puedes elegir qué camino seguir y sólo tienes que decidirte a seguirlo sin pensar en si nadie más lo sigue o si lo siguen cien mil. Por obvio que parezca me di cuenta que uno tiene el poder de elegir como quiere vivir su vida y vivirla de esa manera.

Dos Puntos A Tener En Cuenta

Es importante resaltar los siguientes aspectos:

El primero es que es perfectamente válido vivir una vida “convencional” en el sentido de estudiar, casarse y tener hijos. No tiene nada de malo, todo lo contrario. Quizá lo único que debes acordarte de verificar es que sea la vida que tú has elegido y que nadie más lo haya hecho por ti.

Lo segundo es que elegir tu camino no significa hacer lo que te la gana pasando sobre la ley haciéndole daño a otras personas o cayendo en un estilo de vida destructivo con drogas, adicciones, etc.

Mi Experiencia Personal

Como cualquier persona seguí el camino señalado, fui a la universidad y luego busqué trabajo. Así pasaron alrededor de quince años de mi vida. No puedo decir que fue un error, es parte de mi historia y de mi crecimiento. Lo que es cierto es que nunca me sentí muy pleno haciendo esto. Tal vez es sólo que no encontré un trabajo que me llenara lo suficiente.

Renunciando A Mi Trabajo

El hecho es que hace pocos años, después de estar en un trabajo que me hacía sentir bastante infeliz, tomé la decisión de renunciar y empezar a trabajar por mi cuenta.

Al menos, ese era mi plan pero la frase “trabajar por mi cuenta” que puede sonar hasta inspiradora es completamente vaga, casi no dice nada. Así que aparecieron nuevas preguntas ¿trabajar haciendo qué? ¿cómo voy a ganar dinero? y tantas otras que se sumaron a las anteriores sobre el propósito de la vida.

No obstante, a pesar de las dudas, respondí lo mejor que pude las preguntas que tenía y tuve la suficiente determinación para empezar una nueva etapa.

En verdad me hacía falta un cambio, no quería seguir viviendo como vivía, no quería seguir yendo a trabajar a un lugar donde me hacía miserable cada día. Más que nada sentía que tenía que hacer algo aunque no sabía exactamente que. Viéndolo en retrospectiva, necesitaba empezar a hacer mi propio camino, dejar de ir por las líneas punteadas que te dicen exactamente por donde tienes que ir.

Siguiendo Mi Propio Camino

Cuando empiezas a ir por donde no hay camino, donde no hay pista, algo mágico sucede (o puede que algo catastrófico también). Un poder dentro de ti se manifiesta, quizá el universo te lo envía o quizá siempre estuvo dentro de ti. Más allá de los resultados la experiencia te cambiará para siempre.

Volviendo a mi historia, de cierta forma fue a su vez un acto de fe, creer en algo, aunque no niego que quizá podría verse como un acto de estupidez (dejar un trabajo estable y demás). Fue dar un salto al vacío sin saber exactamente sobre que iba a caer o cómo. Pasé de una situación de certidumbre plena donde recibía un sueldo cada mes a una de quién sabe qué pasará. Eso hice y no me arrepiento porque experimenté algo que no había experimentado antes, una sensación de intensa paz y libertad.

Necesitas tomar decisiones y algunas son arriesgadas. Esta bien calcular los riesgos y tener algún plan de contingencia, pero en últimas cuando llega el momento tienes que lanzarte.

Conclusión

Hoy, hace 3 años que trabajo como freelancer o trabajador independiente. Consigo clientes a través de una plataforma online. Mirando hacia atrás me da un poco de !uy que hice! y escalofríos. No tuve un mapa ni seguí un plan minuciosamente elaborado.

Empecé por una cosa, un curso para trabajar por internet que para mí fue como una tabla de salvación a la que no dudé en lanzarme sin saber bien que vendría a continuación. Luego, una cosa me fue llevando a otra, hice traducciones, escribí artículos hasta que llegó a mí un curso de Inbound Marketing que me fascinó y que se convirtió en mi pasión.

Encontré ese “algo” que me encantaba, algo por lo que como se dice trabajaría gratis y de ahí en adelante el resto es historia.

Hoy me dedico a diseñar páginas web y al marketing digital. Al inicio, si me preguntaban si me iba bien, me avergonzaba un poco porque no sabía bien cómo responder. Generalmente cuando alguien te pregunta si te va bien, más o menos quiere saber si ganas mucho o poco. Como yo no empecé ganando mucho dinero entonces mi respuesta tendría que haber sido que no me iba muy bien.

He aprendido a reformular esa pregunta en mi cabeza y a creer más en mí. Ahora si alguien me pregunta cómo me va en lo que hago, la traduzco a: ¿eres feliz con lo que haces? y la respuesta es un firme y contundente SI. Sí, me va bien porque soy feliz con lo que hago. Gano lo suficiente para mantenerme, aunque en la vida no hay garantías, lo sé. Siempre estoy aprendiendo algo nuevo y me encanta. No, no es un trabajo ideal para todos, sólo es lo que yo quiero hacer ahora con el tiempo que me ha sido dado y sí, por supuesto espero ayudar a más personas a que encuentren el sentido de la vida o al menos una luz que los guíe y sea el inicio de algo bueno. Haber empezado este blog y contar mi experiencia tiene mucho que ver con ello.

Así que esta es mi historia, o al menos parte de ella. Deseo es que en algún momento llegue a las manos de alguien que la necesite y lo inspire a buscar su camino y a encontrar el propósito de la vida, es decir, el propósito de su vida.

El Propósito De La Vida: Cómo Fui Encontrando El Camino

One thought on “El Propósito De La Vida: Cómo Fui Encontrando El Camino

  1. Seguir un camino diferente al establecido por la sociedad es de valientes o de locos, en ambos casos corren el riesgo de encontrar lo que los hace feliz

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Scroll to top

Antes de irte, si no lo has hecho aún... suscríbete a nuestra lista de correo

Te enviaremos un poco de inspiración cada vez que publiquemos un nuevo artículo.